martes, 4 de octubre de 2011

Mujer Árbol

Hace unos días, se marchó una mujer de piel oscura y ámplia sonrisa. Su nombre, Wangari Maathai no es muy conocido, a pesar de haber sido galardonada con el premio nóbel de la paz, pero es que ser africana, mujer y ecologista no son precisamente las cualidades más relevantes para este mundo.

Releyendo su vida, en distintos artículos y páginas de internet, he podido acercarme un poco más a ella. Voy a pasar por alto el extraordinario mérito que tiene ser niña pobre que estudia gracias a una beca en los USA y regresa a Kenia como la primera doctora universitaria en África del Este. Prefiero centrarme en su compromiso con la seguridad alimentaria que le hace entender que está unida inseparablemente a la conservación del medio ambiente. Algo evidente y sin embargo tan difícil de encajar en la economía de mercado.

Sorprendentemente, esta mujer, se ha ido dejándonos la maravillosa herencia de 47 millones de árboles plantados. La mayoría de ellos por comunidades de mujeres ligadas a la tierra. Hoy los bosques del Congo representan el segundo pulmón verde de nuestro planeta, después de la Amazonia. Por supuesto en su camino tuvo que vérselas con personas que no comprendieron o temieron su extraordinaria condición, entre ellos su marido y padre de sus hijos, quién se divorció de ella alegando ser "demasiado educada, tener demasiado carácter, ser demasiado exitosa y demasiado obstinada para ser controlada". El juez, claro, ante eso, dio la razón al marido.

Estas letras no pretenden ser más que un reconocimiento a la increible labor y valor de esta mujer, y para eso ya me estoy alargando demasiado. Quiero dejar esta entrevista que le hizo el periódico El País con motivo del Nóbel en 2004. No tiene desperdicio. Merece una lectura atenta, de la cual extraigo unas palabras

"La experiencia me ha enseñado que servir a los otros tiene sus recompensas. Los seres humanos pasamos tanto tiempo acumulando, pisoteando, negando a otras personas. Y sin embargo, ¿quiénes son los que nos inspiran incluso después de muertos? Quienes sirvieron a otros que no eran ellos".

2 comentarios :

  1. ... me apunto a plantar árboles.. de hecho tengo una fortunella mitis en la terraza..

    ResponderEliminar