martes, 2 de octubre de 2012

Sin palabras

Porque a veces los silencios dicen más que las palabras. Porque se puede hablar con los ojos. Con la piel también. El tacto puede mantener intensos diálogos con la materia. También es posible comunicarse con la respiración, y aún incluso con los latidos del corazón en una suerte de código morse primitivo y descontrolado...
Y ahora que no nos oye nadie, te quería decir que es obvio y comprensible que quieras salvarte pero estás mucho más linda cuando te ries del miedo.

4 comentarios :

  1. Mira, me estoy riendo del miedo.

    Siento vértigo y no quiero salvarme de ese torbellino al que me lanzo voluntariamente y sin salvavidas.

    Te lo digo ahora que nadie nos oye.

    Siempre sorprendentes tú y Benedetti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa risa y esa valentía te favorecen una barbaridad.. Vivan los ciclones!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Nunca se sabe lo cerca o lo lejos que está, y ese misterio es parte de su encanto. Bienvenida..

      Eliminar